Limonada de sandía

No puedo decir que esta sea una receta muy elaborada, pero reconozcámoslo, con este calor no se puede ni pensar, ni cocinar “ni na de na”. Pero bueno, puede que no sea muy complicada, pero si apropiada, y eso es lo importante.

 

limonada de sandía

 

Me decidí a hacer esta limonada de sandía después de haber cometido un exceso en la comida bastante grave (buffet chino, fatal). No comí en exceso, pero es que esa comida siempre resulta demasiado pesada, pero bueno, de nuevo tenemos visita en casa, y claro, al final uno se adapta un poco y se salta alguna norma. Tengo que trabajar en esto. No obstante, en general, sigo con mis hábitos. El caso es que a la comida se le sumó una vuelta por el centro de Madrid con calorazo… y cuando llegué a casa lo tuve claro, y realicé este batido refrescante para mi chico, su hermano (nuestro invitado :D) y para mí.

Tenía claro que debía tener limón, de ahí lo de limonada. El limón ayuda a la digestión y además es una fruta que a pesar de ser muy ácida, en nuestro cuerpo actúa alcalinizándolo. Lo que necesitábamos para pasar la grasilla de la comida china :(

Tenía media sandía en la nevera con una pinta de muerte, además mi cuñado había comentado que era su fruta preferida, así que también quería incluirla. Además me venía perfecta porque quería algo refrescante y ligero. También era ideal por su efecto diurético y mineralizante, esto último nos venía al pelo por el calorazo que pasamos y la sudada que nos pegamos.

Y para redondear, en cuanto a sabor y propiedades, añadí unas hojas de hierbabuena que me encanta, el aroma de esta hierba es refrescante en sí mismo, y además continúa con mi objetivo de ayudar a nuestra pesada digestión de ese día, pues también es conocida por sus propiedades digestivas y ayuda a expulsar el exceso de gases.

Así  que para que veáis, te puedes refrescar y añadir mucho a tu cuerpo, ya que además no hemos hablado de la vitamina C del limón, por ejemplo. Pero no me voy a liar más en estos detalles. Eso sí, invito a reflexionar sobre lo fácil que podría ser abrir una botella de alguna bebida gaseosa, que puede dar la engañosa sensación de ser refrescante, pero en realidad es todo lo contrario, y no aporta absolutamente nada, en todo caso te quita (ya sabéis, el azúcar es uno de los principales antinutrientes). Y en el caso que os comento, de una digestión pesada, solo hubiera conseguido empeorarlo. Así que os animo a afrontar este calor con bebidas que de verdad hidraten y repongan minerales y vitaminas que es lo que nuestro cuerpo está pidiendo a gritos.

 

limonada de sandía_1

 

Y veréis que fácil. Ya os he dicho en realidad todos los ingredientes, pero aquí os lo pongo ya en forma de receta oficial.

Ingredientes:

  • 3 limones
  • un puñado de hojas de hierbabuena (si, lo que te quepa en la palma de la mano más o menos)
  • sandía hasta completar aproximadamente 1 litro y medio de batido
  • 1 chorrito de miel. Se puede sustituir por sirope de ágave, estevia o azúcar de caña.

Preparación:

Exprimimos los tres limones, como para hacer zumo. Yo no lo cuelo, si queda un poquito de pulpa, no pasa nada, para dentro! (las pepitas si tiene, si se las quito claro). Después a la batidora. Ahí le añado el resto de ingredientes. Y a batir hasta que queda un batido muy líquido.

Es difícil especificar las cantidades, ya que dependerá un poco de los gustos personales, si te gusta con más sabor a hierbabuena, pues se le puede poner más, o viceversa. La sandía que yo tenía era bastante dulce, así que le puse poca miel, y sobretodo por los chicos, que les tira más el dulce, si no yo no le habría puesto. Pero es verdad que la sandía puede salir un poco sosa, así que puede necesitar más. En cualquier caso ¡a probar! y ya se va ajustando :)

Como sabéis, la sandía es prácticamente agua, por eso no tuve que añadir nada. Fui poniendo sandía hasta conseguir una jarra decente, y que los sabores fueran armoniosos. Hice un litro y medio de limonada de sandía con los ingredientes que os pongo.

¿Y el resultado? pues una ligera y digestiva limonada de sandía, como la he llamado, que además fue muy bien recibida por mi novio y su hermano, que son un público un poco difícil 😛

 

limonada de sandía_

 

Si queréis que esté muy fresca, y vuestra batidora os lo permite le podéis añadir también unos hielos, para que se integren con la limonada. Se conserva bien durante todo el día en la nevera, sobretodo debido a los limones, por lo que se puede hacer e ir tomando durante el día. Si es cierto que se puede perder algo de las vitaminas, pero en general las propiedades las conserva, y siempre será mejor que tirar de refrescos.

¡Una idea!

Yo hice esta limonada de sandía para cosumirla en el momento, pero si tenéis unos moldes para polos (yo compré unos monísimos hace nada en Hema :) ) podéis ponerla en los moldes y congelarla. Tendréis unos helados refrescantes y sanísimos. Una opción genial para quitarse el “mono” de helados y para hidratarse y refrescarse sin renunciar a los buenos propósitos.

Os animo a probarla y me contáis que tal :)

Lorena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *